¿Qué pasará si seguimos contaminando a este ritmo?